Inicio El contexto y nuestra psiquis El costo del que dirán

El costo del que dirán

por mfbarrionuevo
0 comentario

Dice un cuento ZEN, que un anciano, un niño y un burro caminaban juntos. Al pasar por una aldea un grupo de niños se rio de ellos gritando:

– Mirad que par de tontos, teniendo un burro van los dos andando

Por lo menos el viejo podría subirse en él.

Entonces el anciano se sube al lomo del burro y siguen andando, pero al pasar por otro pueblo, un grupo de personas indignadas los señala y dice:

– Parece mentira, el viejo cómodamente sentado y el pobre niño caminando.

Por lo cual, el anciano avergonzado intercambia su lugar por el del niño.

Pero en la siguiente aldea la gente comenta:

– Esto sí que es intolerable, el niño sentado en el burro y el pobre viejo caminando a su lado!

Así las cosas el anciano y el niño se suben al burro, pero al cruzarse con un grupo de campesinos escuchan decir:

– Es vergonzoso lo que hacéis! Vais a reventar al pobre animal!

Es así como el anciano y el niño deciden cargar al burro sobre sus hombros y al toparse con otro grupo de aldeanos, estos los señalan diciendo:

– Nunca vimos gente tan torpe, tienen un burro y en lugar de montarlo lo llevan a cuestas!

De repente el pobre burro se desplomó y revolcándose con fuerza, muere.

El anciano muy apenado, le dice al muchacho:

– Querido mío, si escuchas las opiniones de la gente y le haces caso acabarás tan muerto como el burro. ¿Entiendes? Cierra tus oídos a la opinión ajena.

Escucha únicamente la voz de tu corazón

Es la única valedera, si actúas con ética, si te has formado, si la vida te ha puesto a prueba una y otra vez y lo has superado, actúa según los dictados de tu corazón. Respeta tu sabiduría y tu experiencia y hazla respetar.

Si escuchas un consejo que sea de alguien cuya vida sea ejemplar porque en estas horas, en este contexto las palabras tienen un enorme poder para alterar creencias, ideas, razones y conductas.

El 2020 va a ser el año que voy a recordar como el colapso de todas las leyes, creencias, razones, paradigmas y es por eso que encontramos en el camino de la vida a mucha gente a merced de las opiniones ajenas o deseosas de escuchar qué hacer, cómo continuar o seguir viviendo tras la pérdida de su mundo conocido.

Hemos perdido libertades hasta de expresar lo que sentimos en ciertos ámbitos cercanos y en general de un lado y de otro la gente adopta posturas indeclinables.

Ya no se negocia, se condena o se ridiculiza, pocas veces se reconoce el enorme valor que tienen Profesionales y Ciudadanos que resisten esta #DictaduraSanitaria.

Fogoneados como nunca por los medios, aunque a mí me parece más justo llamarlos #TerrorismoMediático, no se habla de otra cosa que de cifras de contagiados, supuestos países peligrosos para la humanidad como Brasil, confinamientos, campos de concentración y vacunas!

Están presionando como nunca a las personas que NO DESEAN VACUNARSE, si bien no es obligatorio, los discriminan, los echan de sus trabajos, los descalifican, y los miran con rareza, provocando en ellos una enorme sensación de angustia.

¿No hemos escuchado hasta el hartazgo antivacunas, terraplanista?

La misma aversión se nota en las miradas de quienes nos observan sin barbijos, cuando no nos insultan o gritan, apartándose como si tuviéramos ébola.

Al igual que en el cuento, al principio tal vez intentamos comprender este mal que se abatió sobre el mundo y al igual que el anciano y el niño tratamos de acomodarnos a una realidad nueva y observada por otros.

Me resulta incomprensible la poca importancia que le dan a este brevísimo listado publicado por la F.D.A., si al menos buscaran cada uno de los ítems! la historia que vivimos diariamente sería menos bizarra.

De manera que si vas con tu burrito y tu abuelo, por mucho que te critiquen no te detengas, si ves una carpita que diga Vacunate gratis, sigue tu camino, no es relevante lo que digan de vos, siempre lo harán.

Siempre que te plantes frente a la injusticia serás juzgado. Simplemente porque hay gente que no se anima a hacerlo.

Pero escucha con atención siempre a las voces que no fueron escuchadas, a la honrada Disidencia, que día a día se expone para encender una Luz de Esperanza en este mundo gobernado por intereses oscuros.

Sé tan libre como puedas, busca la compañía de gente afín a tu forma de pensar, comparte con ellas tus temores, inquietudes, forma grupos pequeños que irán creciendo con el tiempo y la solidaridad.

Eso es vital para nuestra salud emocional.

 

 

Quizás también te interese