Inicio El contexto y nuestra psiquis Pulmonía y su significado emocional

Pulmonía y su significado emocional

por mfbarrionuevo
0 comentario

Hablar del significado de las enfermedades implica siempre una enorme responsabilidad para los psicólogos, ya que normalmente no forma parte de la educación académica para profesionales de la salud.

Entonces urge aclarar que reconocer su existencia no excluye ni el diagnóstico ni el tratamiento médico, al contrario, es una información valiosa que enriquece la comprensión sobre la  “Historia de una enfermedad”, porque cada una la tiene y es personal y única.

No es azaroso que hoy enferme de una pulmonía ante un duelo, una pérdida, hay una sensación o alguna circunstancia externa a mí, como una cuarentena, una guerra, una muerte, una mudanza; que han invadido mi ánimo y mi aire vital, posiblemente esto me cause una enorme tristeza, pero por alguna razón no puedo liberar mis lágrimas, gran error.

Mi consejo es: llórese todo.

LA PULMONIA es entonces la máxima expresión de TRISTEZA y la inmediata reacción a un DUELO que no ha podido ser procesado.

Los pulmones son los principales órganos de la respiración, puesto que en ellos se realiza el intercambio gaseoso entre el aire y la sangre (transformación de sangre venosa en sangre arterial). Por lo tanto, proporcionan oxígeno al organismo, mandan combustible a las células y eliminan el gas carbónico desechado por la combustión celular.

Los pulmones tienen una relación directa con la vida, con el deseo de vivir y con la capacidad de vivir bien, ya que aportan oxígeno a las células, y, por lo tanto, vida al cuerpo humano.

¿ Qué otra cosa es un árbol, mas que Libertad ? (Raíz) Gustavo Cerati

Todo problema en los pulmones indica que a la persona que lo sufre le duele vivir en ese momento. Se siente triste; ya sea que sienta desesperación o desánimo y no desee vivir, o sienta que la asfixia una situación o una persona, lo cual le impide aspirar la vida a su gusto.

Es prioritario que la persona que padece pulmonía no caiga en un ensimismamiento y en una falta del deseo de vivir.

De acuerdo a la edad, a la gravedad del cuadro o a cualquier otra circunstancia de su historia personal es conveniente obtener información importante sobre la persona que sufre y el o los posibles eventos desencadenantes.

A veces estas intervenciones hacen una enorme diferencia entre la vida y la muerte

El aire, la atmosfera, el espacio vital y el posible conflicto 

⦁ Puedo sentir que no tengo el espacio necesario para moverme y librarme de una situación determinada
⦁ El miedo a morir o a ver morir a otra persona, a sufrir o ver sufrir a alguien, también afecta a los pulmones.
⦁ Pensar “estaría mejor muerta que viva” es equivalente a perder el deseo, que es el carburante esencial del cuerpo emocional.
⦁ Tener miedo a morir también implica “miedo a morir en algún aspecto” y eso impide pasar a lo nuevo.
⦁ “Cualquier cambio radical puede ahogarme”, impide el entusiasmo necesario para pasar a otra cosa.

Es fundamental descifrar el mensaje que tus pulmones envían

  • Tus pulmones te están avisando que reveas lo bueno que hay en tu vida, que todo aquello que hoy ves como un problema irresoluble, quizá tiene una solución posible.
  • Que es importante que puedas salir de este llanto silencioso y que te animes a expresarlo, llorar te ayudará a remover los fluidos que hoy te impiden respirar con plenitud.
  • También que planees pequeños y graduales cambios y que incluyas en ellos a personas que hace tiempo que no ves, que te animes de a poco a contar lo que te pasa.
  • Es importante verbalizar las emociones, escribirlas, decirlas, darle una espacio, si es posible un orden, una fecha, relacionadas a algún evento.
  • Mantener una vida social más activa evitará que te sientas triste y te ayudará a comprender que a fin de cuentas todos tenemos más o menos los mismos problemas, eso significa que no estás solo/a y que los demás pueden comprenderte.

ALGUNAS PAUTAS LIBERADORAS
que se pueden repetir con visualización creativa
música, cuencos, solo o en grupo

Por el aire circula la vida dentro de mí.

Inhalo el aire vital y lo devuelvo al Universo, para que todo fluya en armonía.

Cuando mis pulmones funcionan bien ventilo todas y cada una de mis células.

A través de ellos tomo consciencia de que “YO “existo, aquí y ahora. 

Me libero de los sentimientos negativos. 

La enfermedad es un esfuerzo que hace la Naturaleza para sanarte Carl Jung. 

Por ahora detengámonos ahí y analicemos los puntos expuestos; el Diccionario de Enfermedades Emocionales fue posible gracias al aporte generoso de miles de pacientes que narraron sus historias en distintos hospitales y a Christian Flèche; Jacques Martel, Louise Hay, Lisa Bourbeau, entre otros.

Posteriormente Enric Corbera lo difundió a través de sus obras y conferencias.

Bibliografía.

https://www.sanateysana.com/diccionarioemocional.html

Quizás también te interese