Inicio Libre Pensamiento De cómo perdimos la libertad y cómo recuperarla

De cómo perdimos la libertad y cómo recuperarla

por M.C.G.
0 comentario

*Por Horacio Rivara

Mucho antes que existan las Estados y la Religiones, existían los Chamanes o Brujos. Estos entraban en éxtasis, solos o con ayuda de alguna droga, y en ese estado le decían al grupo donde encontrar el animal que iban a cazar, o a donde migrar.

Pero pronto se intoxicaron del poder, y comenzaron a organizar la sociedad, diciendo qué era tabú y qué no.

El tabú te decía a quién podías tocar y a quién no, qué podías hacer y qué no. Apareció el sacrificio, la tristeza, el suicidio, las enfermedades psíquicas, como la neurosis y el trastorno obsesivo compulsivo, hasta entonces desconocidos. Eran formas débiles de escapar al tabú.

Pero apareció otra figura, el transgresor. Este es alegre, despreocupado, y rompe los tabúes, se acuesta con quien no debe, come lo que está prohibido y hace lo que los otros temen.

En Oceanía el transgresor se llamó Maui, en África Woot, en Grecia Prometeo.

El sistema no lo podía permitir, así que se culpó al trasgresor de un apocalipsis real o supuesto, generalmente una gran inundación. No causó el daño directamente, sino por medio de una mujer, así se dejaba mal parado al transgresor y a las mujeres.

Maui se acuesta con Tane, una mujer prohibida por pertenecer a su propia aldea, y Tane genera el caos, Prometeo le da una caja a Pandora, y ella la abre, o al revés, Eva tienta a Adán, que por si solito jamás habría llegado a transgresor, y son culpables de todas las desgracias de este mundo.

Por suerte evolucionamos. El Chamán fue reemplazado por el médico asesor presidencial que habla en la televisión, el totem es la OMS, los tabúes son tocar a otro ser humano, respirar libre de un trapo en la cara, viajar a otro poblado, besarse, reunirse con amigos, reírse.

La vacuna es el nuevo amuleto del chamán.

Los transgresores son la anciana que tomaba sol en la plaza, el surfer que viajó a Brasil, el runner de Palermo, los Médicos por la Verdad, Abogados, Psicólogos y Docentes por la verdad, los que filman hospitales vacíos, los que publican cosas peligrosas, según los chequeadores de las redes sociales, los que andan sin bozal, los que no compraron miedo pagando con su libertad. También Kary Mullis, creador del test PCR, quien insistía que no era instrumento de diagnóstico y el Presidente de Tanzania, que le hizo el test PCR a una papaya y a un vaso de coca cola, ambos positivos de covicho; castigados con la muerte por tal afrenta.

Por culpa de los “transgresores” sobreviene la tercera ola de la nueva cepa de Barbados, y la cuarta ola de la cepa de Burkina Faso.

A veces, supongo, un pueblo perdía el miedo y estallaba, colgaba al chamán de un árbol muy alto, tiraba el tótem al fuego, y corrían a abrazarse, besarse, se sacaban los trapos asquerosos de la cara, hacían un asado, ya no necesitaban amuletos, y volvían a ser felices.

Horacio Rivara nació en Buenos Aires en 1969. Es abogado e historiador. Profesor de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Argentina de la Empresa, es además piloto civil. En 2008 publicó La Luftwaffe en Argentina, la historia de los pilotos y científicos de la Fuerza Aérea de Hitler en el país.

Quizás también te interese