Inicio El contexto y nuestra psiquis Ver para creer: Manipulación mediática

Ver para creer: Manipulación mediática

por mfbarrionuevo
0 comentario

Todos los años vividos tendrán la impronta indeleble de ciertos eventos que valoramos como inolvidables, sea porque fueron felices, desdichados o irrepetibles, pero todos ellos han definido la noción sobre cómo hemos percibido nuestra vida hasta hace apenas unos meses.

En estas experiencias estarán presentes los abrazos, los encuentros, los cumpleaños, las navidades, los actos de nuestros hijos, las vacaciones, los momentos simples que constituyen una historia de vida.

Hoy más que nunca estos eventos quedaron plasmados en cientos de audios, videos o fotos, porque estamos en una era donde lo visual es casi un hecho irrefutable.

Las imágenes producen en nosotros esa noción de realidad y nos activan un estado emocional asociado a ese recuerdo.

Se puede diluir un recuerdo, (entre tantos a medida que avanzamos) pero la simple visión de la imagen nos da inmediatamente una noción de que esa vivencia es o fue real.

Podemos olvidar en el camino el momento exacto en el que nos reencontramos con una amiga, pero la imagen hace presente ese recuerdo y nos hace sonreír y tal vez también provoque la acción de llamar a esa amiga.

Podemos olvidar a una persona que hemos perdido física o emocionalmente, pero la imagen lo traerá al presente y, tal vez, nos pongamos un poco melancólicos frente al recuerdo.

Alguien con quien ya no tenemos vinculación quedó plasmado en una imagen y ella lo reactualiza, lo perpetúa, le da una consistencia real.

Ver para creer, creo en lo que veo, ¿no lo hemos escuchado alguna vez?

Hace un tiempo una amiga me fundamentaba su ateísmo en esa falta de evidencia visual:
No creo en Dios, nunca lo vi.

Parece un argumento bastante simple, pero reducir a un solo sentido una creencia, no importa cuál, es un hecho muy común, que puede acarrear consecuencia graves, máxime si lo replicamos en una familia, una comunidad, una sociedad, un país, el mundo!

A veces nos convertimos en espectadores voluntarios de una ficción, pero lo que vemos es real para nosotros porque así lo entiende nuestro inconsciente.

Es por esa sencilla razón que cuando vemos una película, lloramos, reímos, pero sobre todo creemos intensamente en esa sucesión de imágenes y sonidos.

Quienes como yo aman el buen cine, no pueden negar haber llorado o reído con Cinema Paradiso, no es relevante que sea una ficción o cuándo se haya rodado la película, porque es atemporal en los sentimientos, no importa que la protagonicen actores, porque la calidad de la actuación es de excelencia. Parece una historia real, paralela y presente, que quedó suspendida en algún espacio, al que podemos volver una y otra vez cuando elegimos volver a verla.

Porque valoramos la belleza de las cosas simples, la ternura áspera de Alfredo, la inocencia de Toto en el marco de la bellísima Italia y, repetimos, la experiencia de los actores fascinados con las imágenes del Cinema Paradiso.

Ver ficción en imágenes sin duda ha marcado un antes y un después en la historia de la humanidad; el cine a veces parece una sesión de hipnosis colectiva.

 

Volvamos a esa noción de imagen, de ver para creer y de la activación emocional, y pensemos por un momento en que quienes manejan la información, manejan también tus creencias y tus emociones.

Lamento alejarme del buen cine y pegar un viraje brutal hacia otro contexto, el contexto actual.

Porque si hay algo que quiero dejar en claro es que la inocencia puede ser una puerta de entrada hacia el miedo, el pánico, la depresión, la ansiedad y el estrés.

Volviendo al presente, esta ficción tiene muchos nombres #Pandemia #Plandemia #Coronavirus #Covid19, todos nos referimos al mismo hecho de una manera distinta, hasta hay quienes lo llaman simplemente #ElBicho.

Habrás visto seguramente infinidad de imágenes, noticieros, programas, videos y películas predictivas hasta el hartazgo, porque ya no se habla de otra cosa excepto del broche de oro de las #Vacunas.

Es difícil ordenar en palabras coherentes la vorágine de información y sobre todo de desinformación que desencadenó ese supuesto virus de #Wuhan, y digo supuesto porque según los expertos aún no se ha secuenciado ni aislado, pero eso no es mi ámbito.

Lo mío sigue siendo ver hasta dónde la manipulación mediática ha tenido una enorme responsabilidad en difundir noticias falsas, imágenes impactantes y falaces contribuyendo a crear un estado de estrés colectivo dividiendo para siempre a una sociedad confundida y aterrada.

Volvamos a tomar algunos recursos del cine para crear una emoción, pero esta vez se trata de una historia de miedo, mucho miedo inducido por imágenes y sonidos.


⦁ Narrado por un periodista en el cual confías.
⦁ Avalado por un médico mediático.
⦁ Exacerbado por el uso de zócalos rojos.
⦁ Con abundantes sonidos graves y repetitivos.
⦁ Repetición de la palabra ALERTA y destellos.
⦁ En horas de la noche cuando la conciencia es más dócil y menos crítica con la información.

Nadie duda de estas imágenes cuando las ve por primera vez. Tampoco de la enorme tragedia de los italianos en #Bérgamo.

Evidentemente y apelando a nuestras emociones nos han manipulado provocando estados  de vulnerabilidad y de tal miedo que muchas personas han desistido de acudir a un hospital o, lo que es peor, han sido abandonados por no presentar síntomas de Covid.

Abundan testimonios de boca a boca, también videos, noticias y denuncias. Sólo voy a compartir algunos datos.

5. Exceso de mortalidad: hasta el 30% de todas las muertes adicionales pueden haber sido causadas no por Covid , sino por los efectos del encierro, el pánico y el miedo. Por ejemplo, el tratamiento de infartos y accidentes cerebrovasculares disminuyó hasta en un 40% porque muchos pacientes ya no se atrevieron a ir al hospital.

Desde la misma palabra “Corona V” te indujeron a pensar en algo poderoso, indestructible, una verdadera realeza viral frente a la cual como súbditos debemos rendirnos.

La imagen tampoco es ingenua, de verdad es impactante, consistente, da la sensación de ser sólido, fuerte y la elección de los colores siempre en contraste con un rojo reaviva una y otra vez el peligro.

Muy distinta sería la reacción si te mostraran algo como esto.

Para terminar me parece de una morbosidad extrema y generadora de un alto impacto emocional hablar permanentemente de los números de muertos o infectados, para seguir justificando la imposición de barbijos, los permisos para transitar o trabajar, las multas, el abandono de personas enfermas, el maltrato hacia los pacientes y tantos hechos que serán debidamente sancionados en el marco de la Ley que parece estar ausente frente a la Tiranía Sanitaria, política y mediática.

Jamás nos dieron este tipo de información :

1- Letalidad: De acuerdo con los últimos estudios inmunológicos, la tasa general de letalidad por infección (IFR) de Covid-19 en la población general es de aproximadamente 0,1% a 0,5% en la mayoría de los países.

Jamás nos hablaron con calma para preservar la salud del sistema inmune y no enfermar.
Tampoco se habla de las ya probadas curas y recuperados.

Todas las noticias son tendenciosas, pesimistas, alarmistas y dignas de ser tenidas en cuenta para posteriores acciones legales. Ya que es sabido que los adultos mayores, los más afectados junto con los niños por estas medidas, sólo toman como fuente de información fidedigna a la que siempre acudieron: los noticieros.

Todos los años vividos tendrán la impronta indeleble de ciertos eventos que valoramos como inolvidables, sea porque fueron felices, desdichados o irrepetibles, pero todos ellos han definido la noción sobre cómo hemos percibido nuestra vida hasta hace apenas unos meses.

La diferencia es que esta vez deberemos luchar con mucho tesón para recuperar y construir vivencias de abrazos, reencuentros, vacaciones, navidades, cumpleaños y cualquier hecho que hasta el 2019 te pareció normal.

2- Niños y escuelas: a diferencia de la Influenza, el riesgo de enfermedad y transmisión en los niños es muy bajo en el caso de Covid. Por lo tanto, no hubo razón médica para el cierre de escuelas primarias u otras medidas específicamente dirigidas a los niños.

Sorteando el pánico inducido y el miedo a morir solos o a que nuestros mayores o familiares mueran solos y sean devueltos en una caja de cenizas, el mundo que conocíamos ha cambiado; aunque no lo sepas, estamos viviendo una guerra sucia permanente contra un sistema corrupto que quiere perpetuar estas medidas a costa de tus derechos, tu salud, tu patrimonio y el futuro de tus hijos.

No podemos ser espectadores pasivos de una ficción, porque se trata de una ficción intrusiva, dictatorial, en la que respirar libremente parece ser un premio que ciertos maestros dan a sus alumnos cuando se portan bien.

3- Síntomas: hasta el 40% de todas las personas infectadas no presentan síntomas; aproximadamente 80% presenta como máximo síntomas leves y aproximadamente el 95% presenta como máximo síntomas moderados y no requieren hospitalización.

Los casos leves pueden deberse a células T protectoras de infecciones anteriores por coronavirus del resfriado común.

Ánimo, ¡hay mucho por hacer! por nuestros padres y abuelos, por nuestros hijos y compañeros de vida, por nuestros amigos y familiares y todos aquellos que amamos.

MFB

1- Foto https://www.businessinsider.es/dificil-tener-5-amigos-intimos-cuando-te-haces-mayor-206162
2- Foto https://www.filmaffinity.com/es/film420972.html
3- https://www.elindependiente.com/opinion/2020/05/02/poder-y-medios-en-los-tiempos-del-covid-19/
4- EFE/EPA/ANGELO CARCONI

5- https://cienciaysaludnatural.com/el-centro-de-control-de-enfermedades-admite-que-el-coronavirus-2019-ncov-aun-no-sido-aislado/
6- https://swprs.org/covid19-facts/ FactsAboutCovid19, ítems 1, 7, y 11
7- Foto de El Tiempo.
Las fotos que no están referenciadas fueron compartidas en Twitter

Quizás también te interese