Inicio El contexto y nuestra psiquis La increíble historia de superación del Dr. Viktor Frankl

La increíble historia de superación del Dr. Viktor Frankl

por mfbarrionuevo
0 comentario

“Escucha , Otto, si no regreso a casa con mi mujer y tú la vuelves a ver, dile, en primer lugar, que hablábamos de ella todos los días, a todas horas. Recuérdalo. En segundo lugar, dile que la he amado más que a nadie en el mundo. Y en tercer lugar, que el breve tiempo de felicidad de nuestro matrimonio me ha compensado de todo, incluso del sufrimiento que aquí hemos tenido que soportar”. Eran las palabras del neurólogo y psiquiatra austríaco de origen judío Viktor Emil Frankl (1905-1997) a uno de sus compañeros de cautiverio y horror cuando estaba esperando la muerte en uno de los campos de concentración nazis en los que estuvo prisionero durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo Frankl, de manera casi milagrosa, sobrevivió.

UNSPECIFIED – CIRCA 1941: Weddingphoto of Viktor Frankl and Tilly Grosser, Photograph, 1941 (Photo by Imagno/Getty Images) [Hochzeitsfoto von Viktor Frankl und Tilly Grosser, Photographie, 1941]

Viktor Emil Frankl nació en Viena el 26 de marzo de 1905. Su padre trabajó duramente hasta llegar a Ministro de Asuntos Sociales.

Siendo muy joven Frankl empezó a interesarse en la psiquiatría desde su juventud participando también en grupos estudiantiles.

En 1942 tanto él como sus padres fueron deportados a un campo de concentración cercano a Praga, el Theresienstadt.

Frankl sobrevivió al Holocausto, tras haber estado cautivo en cuatro campos de concentración nazis, incluyendo el de Auschwitz, desde 1942 a 1945; sus padres y otros familiares no corrieron la misma suerte, ya que todos murieron en esos campos.

En uno de sus libros evoca haberle suministrado a su padre una última inyección de morfina (algo preciado y valioso) para aliviarle el último dolor de una grave neumonía.

Mientras vivió las tortuosas experiencias en los campos de exterminio, Frankl desarrolló un acercamiento revolucionario a la psicoterapia, conocido como logoterapia, haciendo pequeñas anotaciones de su vivencias en papeles que podía conseguir; esa actividad obró como una extraordinaria motivación para esbozar un futuro libro y así contarles a sus familiares y al mundo lo que había vivido.

“Frankl retornó a Viena en 1945, e inmediatamente fue Jefe del Departamento de Neurología del Vienna Polyclinic Hospital, posición que mantendría durante 25 años.

Obtuvo un cargo como profesor de neurología y de psiquiatría.
Frankl contaba que lo más difícil para él fue volver y saber que sus familiares estaban muertos, su esposa embarazada, Tilly, sus padres, su hermana, cuñados, colegas y amigos.

Todas aquellas personas que le habían dado la extraordinaria fuerza para sobrevivir al horror, ya no existían. Fue entonces cuando le invadieron grandes pulsiones suicidas, sobre todo al atardecer cuando llegaba a su departamento vacío.

Encendía el velador, tomaba un libro y lo invadían enormes deseos de llorar y una profunda tristeza; había imaginado durante años ese regreso a casa, pero estaba solo.

Su gran riqueza interior, la amistad de muchos de sus colegas y el hablar con sobrevivientes que transitaban su mismo dolor lo ayudaron a seguir.

UNSPECIFIED – CIRCA 1948: Viktor Frankl on Rax mountain, Photograph, 1948 (Photo by Imagno/Getty Images) [Viktor Frankl auf der Rax, Nieder?sterreich, Photographie, 1948]

Sus 32 libros sobre análisis existencial y logoterapia han sido traducidos a 26 idiomas, obtuvo 29 doctorados honorarios en distintas universidades del mundo. Siempre fue un hombre exitoso y dispuesto a ampliar sus conocimientos.

Recuerdo dos cosas que él amaba hacer: una cirugía cerebral y hacer cumbre, ya que también fue un gran alpinista hasta avanzada edad.

A partir de 1961, Frankl fue profesor en los Estados Unidos en las Universidades de Harvard, Stanford, Dallas, Pittsburg y San Diego.

Ganó el premio Oskar Pfister de la Sociedad Americana de Psiquiatría.
Frankl enseñó en la Universidad de Viena hasta los 85 años de edad de forma regular y fue siempre un gran escalador de montañas.

A los 67 años, consiguió la licencia de piloto de aviación.

Víctor E. Frankl murió de un fallo cardíaco el 3 de septiembre de 1997, dejando a su esposa, Eleonore, y a una hija, la Doctora Gabriele Frankl- Vesely.

Mi primer encuentro con Viktor Frankl 

 

Este hombre atravesado por el dolor de la muerte y de tantos horrores, llegó a mi vida en un momento aciago, solo puedo recordar que acomodando unos libros encontré el suyo y al abrir las primeras hojas no pude volver a cerrarlo hasta terminar de leerlo.

Desde ese momento entendí que las pérdidas sólo se superan si somos capaces de encontrarles un sentido más profundo.

Si encontramos un para qué, podemos hallar casi cualquier cómo, solía decir. Me costó entenderlo, pero lo hice, tuve valiosísimas razones para entender y seguí.

Si podemos entender que la vida de Viktor Frankl ha salvado millones de vidas en el mundo, tal vez entendamos ese sentido del que él tanto hablaba.

El hombre en busca de sentido tuvo un éxito absoluto e impactante; en los Estados Unidos superó la cifra de nueve millones de ejemplares. Se registraron después ciento cuarenta y nueve ediciones, traducidas a más de 20 idiomas. Llegó a considerarse una historia ejemplarizante y paradójica, y también como uno de los diez libros más influyentes de todo Estados Unidos.

Su importancia es tal, que la Library of Congress en Washington lo ha declarado como uno de los diez libros de mayor influencia en Estados Unidos.1

UNSPECIFIED – CIRCA 1948: Viktor Frankl climbing in the Tribulaum mountains, Photograph, Around 1948 (Photo by Imagno/Getty Images) [Viktor Frankl bei einer Abseil?bung im Tribulaum- Gebiet, Photographie, Um 1948]

Él mismo solía contar sobre el contenido emotivo de esas cartas que recibía de distintos lectores de diversos países, gente que purgaba una condena perpetua, transitaban una enfermedad terminal, o que habían intentado suicidarse, sin embargo, leyéndolo habían entendido que si un hombre había sobrevivido a tanto dolor y además tenía la entereza de ayudar a otras personas, podrían intentar trascender su propio pesar y hacer un esfuerzo para hacer de sus vidas algo más valioso y digno.

Años después del asesinato de su primera esposa Tilly, se volvió a casar felizmente con Ellis, con quien tuvo una hija, Gabriele Frankl Vesely, ambas lo acompañaron hasta el final de su vida.

Una vida plena, gloriosa, llena de sentido y de indulgencia hacia las personas

Una verdadera inspiración para todo aquel que se ve en esa terrible disyuntiva entre vivir o morir o que está transitando una dura prueba.

Eternamente agradecida desde lo profundo de mi corazón Dr. Viktor Frankl. 

 

BIBLIOGRAFÍA

1- https://chrismielost.blogspot.com/2018/01/viktor-frankl-y-el-sentido-de-la-vida.html

2- http://webspace.ship.edu/cgboer/franklesp.html 

3- (Biografía adaptada del obituario en la página web AP (Viena, Austria), del 3 de septiembre de 1997.

4- Wikipedia 

5- https://www.gettyimages.in/detail/news-photo/viktor-frankl-and-his-second-wife-eleonore-photograph-news-photo/82090671?adppopup=true

 

Quizás también te interese