Inicio Libre Pensamiento Guerra Psicológica

Guerra Psicológica

por M.C.G.
0 comentario

*Por Horacio Rivara, abogado, docente, historiador.

El programa de Ingeniería Social que se está aplicando actualmente fue desarrollado por el Instituto Tavistock, de Sussex, Reino Unido.

Su objetivo fue crear lo que ellos llaman Un Campo de Concentración sin Lágrimas, a escala global.

Es extraordinariamente simple. Usa el miedo a la muerte y a la enfermedad en las masas para generar altos niveles de stress.

A partir de ahí manejan la dinámica de grupo.

Los métodos para “combatir la enfermedad” son en realidad los 4 métodos de destrucción de la identidad:

1) uso de máscaras faciales (tal cual se hacía con los esclavos y mujeres del harén)

2) ruptura de lazos familiares y amistosos (distancia social, una contradicción en sí misma; sospecha entre miembros de la sociedad)

3) confinamiento

4) destrucción del trabajo independiente

Luego se establecen los 4 actores sociales:

1) El portavoz: es la persona que transmite la información que le baja el Ingeniero Social. Periodistas, miembros de la farándula. Especialmente médicos que llevan años cobrando dinero de los Ingenieros Sociales. Deben poner cara preocupada, algo triste, seria, y un tono retón.

2) El líder: No es el verdadero poder, solo aparece como tal ante la sociedad, es simplemente una marioneta del verdadero poder. Se debe ver como “un hombre del pueblo”.

3) El chivo expiatorio: Es la persona “egoísta”, “irresponsable” que  pone en peligro a la sociedad. Es necesario que tenga un nivel de vida un poco mejor que la masa, para usar la envidia como arma. En este caso, en Argentina, se usó al Surfer, a quien todos los medios pusieron en la picota por ir a surfear cuando “la gente moría”. También a los Runners de Palermo.

4) El saboteador: es la persona que se da cuenta de la mentira, del plan, e intenta destruirlo. Siempre va a aparecer. Se lo aísla ridiculizándolo: “conspiranoico, demente”, se busca que la masa lo vea como una persona que busca protagonismo. Pero no confundir con el chivo expiatorio. Pues el saboteador entiende en sistema. Si sus disparos pegan cerca, se lo censura, pero no del todo, porque la dinámica de grupo necesita tenerlo a la vista para conocer el grado de oposición.

Un elemento clave es “graduar el largo de la cadena”. Si la opresión es continua, pierde efectividad, pues la gente se descorazona y deja de colaborar. Cada tanto debe liberarse la situación, reducir la opresión. Por ejemplo durante las vacaciones o fiestas. Luego el portavoz saldrá a acusar a la población de haberse excedido (Auto-culpabilización), denunciará un agravamiento (segunda ola, nueva cepa, etc.) y cerrará más el collar.

La Ingeniería Social fracasa si la mayoría es consciente de su mecanismo.

¿Qué vas a hacer? decidí, 1) soy un paranoico y los políticos, los empresarios “filántropos”  tipo Soros y Gates, las farmacéuticas y sus médicos a sueldo “te están cuidando”. En este caso ajústate el bozal, aléjate de los demás, viví con miedo. Pero me parece que te diste cuenta que esto va para largo, por lo menos hasta el 2030.

2) Te cuestionas si puede ser como digo, no solo yo, los miles de científicos de Médicos por la Verdad, sumado a Abogados por la Verdad, Docentes por la Verdad, Psicólogos por la verdad, entonces podés investigar  por tu cuenta, ver como funciona lo de los test PCR. No es cómodo, pero vivir con bozal tampoco lo es.

Quizás también te interese